Hace falta

¿Dónde está el poder?
Por Elio García |

 

“Hace falta” fue el latiguillo publicitario o slogan,  que crearon quienes trabajaron en la campaña del Dr. Carlos Moreira para construir en el imaginario la figura política de quien se convertiría en el próximo Intendente de Colonia. Y así fue, ya hace un año lo logró.

A un año de aquella confirmación es interesante proyectar los próximos tiempos y ver cómo se van construyendo en el día a día los espacios de poder a la interna del Partido Nacional. De eso trata esta nota.

Para ello hay que ir a la teoría e intentar que lo escrito aquí sea una visión interesante o discutible que posibilite ser vehículo para abrir problemáticas y perspectivas. No hay otra forma que identificar actores y no existe manera de hacerlo que hablando de ellos.

Los tres

Hoy existen tres figuras bien delimitadas en el manejo del poder departamental. Ellos son el Diputado Edmundo Roselli, el Presidente de la Junta Departamental de Colonia Dr. Mario Colman y el Secretario Privado del Dr. Moreira, el señor Guillermo Rodríguez.

En la articulación política de sus acciones, en las posibilidades de construir en estos próximos años una carrera, mediante la obtención del trabajo político se jugará gran parte del futuro del moreirismo en Colonia. Más allá de cuál será el camino del forjador de ese sector que es el propio Dr. Carlos Moreira.

- P U B L I C I D A D -

Vengo siguiendo desde hace un tiempo estos tres políticos blancos y he consultado opiniones a diversos actores de la sociedad de distintas tiendas partidarias. Más de uno me ha dicho que soy un apresurado en esta identificación de esta tríada de poder.

Estoy convencido que no. Creo que los ciclos de vida engendran mundos como modalidades de autoorganización y estos mundos se encuentran hoy en creciente divergencia con respecto a la realidad del sistema político departamental y descreo de esa frase tan usada que ellos -los políticos- la usan cuando nos dicen ‘ahora no son tiempos políticos, ahora tenemos que trabajar para todos.’ Honestamente creo que eso es mentira.

 

¿Quién es quién?

Edmundo Roselli

En el diputado Edmundo Roselli veo una persona que asumió su bancada con gran interés y dedicación. Tiene como fortalezas estar  presente en cuanto tema de importancia vincule a los intereses departamentales. Se lo reconocen incluso gente que no lo votó. Su figura se construye bajo un discurso popular, sin la utilización de tecnicismos y se arropa de una impronta ruralista con las características de los viejos políticos, visitando clubes sociales, comisiones barriales pero sin descuidar -sin embargo- una presencia algo desprolija -pero presencia al fin-  en las redes sociales.

Roselli carece -tal vez- de discurso político analítico desde el método científico. Es más un clásico empírico, donde en su discurso parecería que lo único real es lo que se percibe; lo demás no interesa. Ha tenido algunas apariciones efectistas, hay varios ejemplos pero me quedo con dos: los estudios realizados al agua potable, sin profundizar en lo metodológico, sin mencionar las fuentes científicas abordadas, a partir de una duda generada en los servicios públicos de OSE. El otro caso extraño, la Ley de los Chorizos Artesanales. Hay tantos productos fuera de la ley que es curioso ese abordaje hacia ese producto en concreto. Se debió comunicar mejor y ampliar información.

Roselli es una persona que en su trabajo siempre busca conciliación, no es un hombre de choque, tiene empatía con gran parte de la población y esta primera experiencia puede servir como consolidación política, sin embargo parece difícil que trascienda hacia otros lugares.

Guillermo Rodríguez

Su cargo de Secretario Privado del Dr. Moreira lo coloca en un lugar de confianza. Es una persona de cercanías del entorno actual del Intendente. Parte de su trabajo no tiene visibilidad política, porque se mueve dentro de la cocina del poder. La que muchas veces no trasciende a los medios: esas reuniones donde se ejecutan las decisiones. Rodríguez no tiene vidriera para mostrar su obra.

Más de uno en Carmelo afirman que Guillermo Rodríguez tiene más poder de resolución que la propia figura del Alcalde. Por él pasan todas las decisiones políticas y de ejecución de gran parte de las cosas que realiza la Intendencia en Carmelo. La descentralización no sería su fuerte, es un pragmático. Dicen en los pasillos que aquí en Carmelo no mueven un dedo sin consultarlo.

Su gran fortaleza es la confianza del Dr. Carlos Moreira. Dentro de sus debilidades están la de carecer de visibilidad. Es el fáctotum de la intendencia, pero no aparece en la prensa. Tiene cuotas de poder importante pero relativas, sabemos que hay algunos directores que no le dan mucha bolilla e incluso desobedecen órdenes concretas que no son ejecutadas.

El futuro político de Rodríguez dependerá siempre de las decisiones y caminos que tome el Dr. Carlos Moreira. Es impensable un camino en solitario. La psicología política de este carmelitano es justamente la de sostener, cuidar y dar protección a su candidato. Es el típico hombre orquesta en un segundo plano, el que sube y baja el dedo a varios asuntos, detrás de bambalinas.

Dr. Mario Colman

Colman se mueve como pez en el agua en las redes sociales. Sabe trasmitir conceptos en tiempos de hoy. Esta atento a lo que pasa no solo en el mundo virtual.

Es una persona joven, abogado, cuida su imagen y es el Presidente de la Junta Departamental de Colonia. Tiene un discurso cuidado, sabe expresarse y cuenta con conocimientos técnicos.

Si pensáramos globalmente, en cuanto a tendencias actuales tal vez sería el que mejor posibilidades de desarrollo político tiene hacia el futuro. Tiene todo para ganar. Pero en Uruguay algunas cosas no son iguales ni parecidas a lo que sucede en el resto del mundo en cuanto a tendencias políticas.

Si la sociedad busca un candidato con formación académica, buena presencia, llegada a los públicos utilizando y entendiendo el lenguaje actual, Colman sería un fuerte candidato en el futuro. Sus debilidades están justamente en las habilidades de relacionamiento que tienen Roselli y Rodríguez. Tener más calle.

El desarrollo político del Doctor Colman pasará inexorablemente en cómo construirá su imagen en amplios sectores de la población. Tiene una profesión que le permite acercarse o alejarse de la gente. Es abogado. La cartera de clientes de su estudio -dato que desconocemos- puede hablar mucho de sus posibilidades futuras. Allí debería haber todo tipo de clientes, gente de barrio, poderosos, laburantes, obreros y empresarios.

Lo que ve la gente

En definitiva, la semiosis humana, nos lleva a entender las acciones invisibles de algunos políticos. La gente percibe no solo de acuerdo a sus creencias y convicciones, también a construcciones paradigmáticas.

Hace poco  -a modo de ejemplo- circuló una foto claramente presentada mediáticamente desde el ridículo. Allí un representante político en cuestión  aparecía en una supuesta playa caribeña con su pareja y unas estrellas de mar. Quienes construimos información, deberíamos conocer que el sentido del ridículo hoy no lo construyen los medios, sino la propia sociedad que hoy tiene la capacidad de generar contenidos.

Puede  parecer absurda la foto de un político en una situación donde es ridícula para nosotros, pero para mucha gente puede ser algo gracioso o incluso aceptado.

Con esto quiero decir que mi visión sobre estos tres políticos colonienses están también contaminadas por mi propio análisis.

Es un aporte, en el bar le dicen ‘olfato’;  concluyo esto con palabras del filósofo francés Jacques Rancière “donde se quería encontrar un todo, lo que hay es fragmentación, y allí donde se quería encontrar cosas claras hay gran dispersión.”

Lo incuestionable es que Roselli, Rodríguez y Colman tienen funciones activas dentro de sus jurisdicciones, manejan parte del poder político, pertenecen a un mismo partido y toda proyección futura más que una aventura es una posibilidad que está latente.

 

 

Comentarios