Ministro Rossi dice que en el boleto estudiantil se les pide demasiado a las intendencias y ministerio

¿Hay plata para el boleto estudiantil?

El pasado 15 de junio el Ministro de Transporte y Obras Públicas Víctor Rossi y el Director Nacional de Transporte Felipe Martín concurrieron a la Comisión de Transporte, Comunicaciones y Obras Públicas, para hablar sobre la problemática del transporte en todo el país.

Allí se habló particularmente del boleto estudiantil,  fue así que Felipe Martín explicó en esa oportunidad sobre el subsidio que existe en todo el país, dijo que “esta es una norma que nació en el año 2005, se empezó aplicando para Montevideo, Canelones y San José en el área metropolitana y se extendió a partir del año 2006 a los primeros ciclos de enseñanza pública de todo el país.”

Martín dijo que “en el año 2010, se extendió a aquellos alumnos que denominábamos “extra edad”, porque no llegaban con los dieciséis años cumplidos a completar el primer ciclo y, por lo tanto, le dimos a esa matrícula -que en ese momento en el país era del orden de los quince mil alumnos-, la posibilidad de completar el primer ciclo hasta los dieciocho años.”

“El boleto estudiantil hoy lo paga el Estado no la familia”

El Director comentó que “después, en el año 2012, se extendió el beneficio al segundo ciclo de la enseñanza pública de todo el país, que alcanza tanto a los liceos, a la UTU, a las escuelas agrarias como a las escuelas rurales. Lo que se generó con este subsidio es que todas aquellas familias que les contrataban a sus hijos cincuenta viajes para ir a estudiar, en lugar de pagarlo la familia hoy eso lo paga el Estado a través de la comunidad, “afirmó.

 

El boleto “rural”

 

- P U B L I C I D A D -

El Director Nacional de Transporte dijo además en la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados que ” fuera del transporte público, en el año 2012, en el Congreso de Intendentes, se promovió la necesidad de que aquellos alumnos que estaban por fuera de las líneas regulares y que, por lo tanto, no tenían cómo acceder a sus lugares de estudio, contaran con la posibilidad de una partida que pudiera financiar esos traslados. Entonces, en el año 2012 se aprobó el Decreto Nº 152, y se le dio la potestad a las intendencias de contratar vehículos en condiciones de estar habilitados para el transporte de personas por carretera a los efectos de atender una demanda que en aquel momento era del orden de los mil seiscientos alumnos y que no abarcaba a todas las intendencias del país.”

 

El jerarca comentó que “esa política se ha mantenido hasta la fecha con una partida -ya lo he señalado- que empezó siendo de unos treinta y ocho o cuarenta millones y únicamente se ajusta por inflación. Eso hace que muchas veces lo que entra en discusión sean los costos de traslado que puedan llegar a generarse por la demanda de llevar a los chiquilines a sus lugares de residencia, a sus lugares de estudio. Esos son lo subsidios que hay,” informó.

El Diputado nacionalista Juan José Olaizola denunció que “la inequidad se mantiene, ya que las empresas de Montevideo reciben el 100% del boleto estudiantil, y las del interior solo el 50%, por lo que tienen que cargar con la diferencia.”

Faltan US$ 10.000.000 dice el Ministro

 

El Ministro Rossi advirtió “en cuanto al boleto estudiantil, cuando concurrimos al Parlamento por el presupuesto quinquenal anunciamos que considerábamos que sería un aporte la extensión de las partidas para seguir promoviendo y ayudando en ese sentido en el interior del país. El problema es que faltan US$ 10.000.000. Hemos propuesto caminos, hemos discutido en la interna, y lo dijimos y reiteramos en la Comisión. Cuando la sábana es corta hay que tomar opciones.”

Peor es nada

Rossi dijo que “el 50% que ahora se transfiere no se transfería nunca. Se empezó a hacer con esta política de promoción del boleto estudiantil. El caso de los estudiantes de las áreas rurales, que no tenían transporte colectivo, era un fenómeno que había existido toda la vida.”

En Colonia hay líos difíciles de resolver

El Ministro hizo una lectura de la realidad distinta a la del Dr. Carlos Moreira que habla literalmente de descontrol y falta de dinero, Victor Rossi dice otra cosa: “Afortunadamente, ahora hay un crecimiento de la muchachada que quiere estudiar, y ese crecimiento no es ajeno a que hace algún tiempo se empezó a colaborar con las intendencias para resolver el problema. Ese era un asunto de las intendencias, pero nosotros estamos colaborando. Se pide tanto a las intendencias como al Ministerio más de lo que podemos brindar. Al respecto, leí en las versiones taquigráficas de la Comisión algunos líos difíciles de resolver que se plantearon en Colonia y en San José.”

Comentarios