Para el Dr. Erramouspe la Justicia no obligó a su defendido a publicar retractación por injurias a Lacalle Pou

Antel entrega computadoras recicladas al INISA

La semana pasada se conoció el fallo de la jueza Ana Rubial, en donde el carmelitano que difamó en Facebook al senador Luis Lacalle Pou se viene retractando en la red social durante el plazo de diez días que aún esta vigente. También la  magistrada impuso al hombre publicar en su muro de Facebook el texto de la retractación “por el término de 10 días”, comenzando el pasado  jueves.

El carmelitano había responsabilizado a Lacalle de un accidente de tránsito registrado años atrás donde falleció una persona.

En el juicio que resultó favorable a Lacalle Pou, el denunciado deberá publicar la retractación en la sección de cartas de los lectores de los medios El Observador, El País, Búsqueda y La República.

El acta señala: “En virtud de la denuncia presentada en mi contra por el Sr. Luis Lacalle Pou con fecha 9 de marzo de 2016 ante el Juzgado Letrado de Primera Instancia en lo Penal de 13º Turno, en virtud de una publicación compartida en mi muro de Facebook de fechas 29 de febrero y 1º de marzo del corriente año, deseo expresar que el contenido e imputaciones plasmadas en dicha publicación no es verdadero, retractándome en este acto de la misma”.

Para conocer el caso hablamos con el abogado del vecino carmelitano quien debió concurrir a Montevideo, quien lo representó fue el Dr. Enrique Erramoupse.

¿Cómo le llega a usted el caso a su escritorio?
El señor Quintana llega a mi ya con la copia de la denuncia de difamación e injurias que le había formulado el Senador Luis Lacalle Pou. Ya estaba la audiencia fijada como corresponde al proceso. Fue entonces que comparecimos a la misma donde conseguimos un acuerdo consensuado. Aquí no hubo ni ganadores ni perdedores.

- P U B L I C I D A D -

¿Por qué le parece que no hubo ganadores ni perdedores?
Porque no hubo una sentencia judicial o un fallo que diga que nuestro defendido tenga que hacer una retractación y en las condiciones que tenía que hacerlo. Nosotros fuimos convencidos que de haber un fallo sería favorable a nosotros y seguramente Lacalle también lo estaba que sería a favor de él. Los dos nos quedamos con las ganas de saber a favor de quién fue el fallo.

¿De dónde saca esa lectura?
Por la sencilla razón que hubo un acuerdo. Se llegó a una transacción en donde ambas partes quedaron conformes con ese entendimiento. Se redactó en breves términos un formulismo en donde nuestro defendido aceptaba que la información proporcionada que había compartido en el Facebook no tenía la certeza que era cierta. Por lo tanto se redactó un texto en donde se rechaza esa afirmación y con eso fin de la historia. El acuerdo implica la satisfacción para ambas partes por eso no hubo ganadores ni perdedores. Nuestro defendido no tendrá que hacer ningún tipo de erogación económica. El propio procedimiento de la publicación del acta la hará el Senador Lacalle.

Usted dice que no hubo ganadores o perdedores  pero ¿el hecho que tenga su cliente que retractarse no está indicando que actuó mal?
Lo digo por el  titular que publicó El País -más allá que relata todo lo que sucedió- no condice con las circunstancias descritas anteriormente. En cuanto a su pregunta es parcialmente cierta, evidentemente que desde el momento que uno acepta retractarse es porque efectivamente algún error cometió.

Entonces queda claro que su defendido colocó información en las redes sociales que no se ajusta a la verdad. En ese sentido la Justicia está obligando a su cliente y no al Senador Lacalle, a cumplir y aclarar algo que no era cierto ¿Usted no lo ve así?
Sí, estoy de acuerdo, yo lo que pongo énfasis es en el accionar en si mismo,  evidentemente existe ante un proceso de difamación e injuria una actitud o actividad que no condice con la realidad. Eso es cierto en la medida que se hace una afirmación que no se tiene las pruebas y no refleja la realidad de los hechos. Por eso hay que retractarse  no admite dos lecturas.

La obligación entonces esta en su cliente y no en el Dr. Lacalle ¿se entiende así?
Hay un aspecto técnico, no es una obligación que la Justicia le hace a mi defendido.

¿Cómo que no es una obligación?
Es que no hay una sentencia, lo que hay es un acuerdo. Dentro de ese acuerdo reconocemos que hubo un error. Nosotros sostuvimos que Quintana no había difamado.

¿Usted dice que Eduardo Quintana no difamó?
Lo que hizo Quintana fue compartir, pero la responsabilidad en ese sentido le cabe. Por eso aceptamos negociar.

¿Cómo logra enterarse el Senador Luis Lacalle Pou de lo que escribió en el Facebook Quintana?
El dice que toma conocimiento a través de un amigo que le hace llegar una ‘captura’ de esa publicación. Incluso da el nombre de la persona.

Ese amigo ¿es alguien de Carmelo?
No.

 

Entrevista:  Elio García y Miguel Guaraglia

 

 

Comentarios