La hipótesis policial más fuerte es que al septuagenario se lo comieron los cerdos

Cerdos son los sospechosos de la desaparición de una persona. Literalmente se le habrían comido.

El hecho sucedió en un predio rural cercano a Ombúes de Lavalle. Allí vivía en solitario una persona de 72 años en un predio de 8 hectáreas. El vecino residía en ese lugar en forma muy precaria, sin luz, agua, tampoco tenía teléfono. De acuerdo a información de familiares padecía de problemas cardíacos.

Un familiar luego de una semana en no tener noticias concurrió al lugar donde se encontró con una escena dantesca, un cráneo, ropa mordida y pequeños huesos triturados. En los alrededores habían 57 cerdos en situación crítica,  unos diez estaban muertos y la policía comprobó que algunos se comían entre ellos.

El Comisario Mayor Riber Aquines Díaz, Jefe de la División Territorial III estuvo a cargo del operativo y dialogó con Carmelo Portal, “esto fue sobre media mañana del pasado 26 de enero, nos encontramos en un lugar donde proliferaban los cerdos  y a unos ochenta metros de la casa vimos un cráneo irreconocible y pequeños huesos triturados. También había ropa mordida, una bermuda. Lo único que encontramos fue el cráneo, huesos y una muela que se le realizará el estudio de ADN para saber si pertenecen a la persona del lugar.”

La hipótesis policial más firme es que existe una gran posibilidad que al solitario vecino le dio un infarto y los cerdos se lo comieron. “La situación actual hasta no confirmar el ADN es de persona ausente”, dijo el Comisario Aquines.

En la casa se comprobó que todo estaba en su lugar “había dinero, estaba la moto, no había nada raro”, explicó el jerarca policial.

Comentarios