Informalismo y contrabando preocupan a la Cámara de Comercio del Uruguay

Con Santiago Macció, Gerente de Gremiales de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay dialogamos este lunes, en el marco de su visita al Centro Comercial e Industrial de Carmelo.

Señor Macció, la Cámara de Comercio fue muy crítica con el gobierno por la salida de las negociaciones del TISA ¿a qué se debe esa mirada?
Se debe a que estamos convencidos que el Uruguay no puede estar ajeno a lo que es hoy el intercambio con otros países y mercados. El Uruguay es muy pequeño, no solamente podemos autoabastecernos, brindando servicios solamente a nivel nacional, sino que al contrario la Cámara de Comercio defiende -dentro de uno de sus principios- el hecho de la libertad comercial, tratando justamente que un país tan pequeño, donde cada vez más aparecen y se desarrollen nuevos servicios tienen que abrirse nuevos mercados. Contamos con gente muy talentosa, tenemos empresas muy importantes en servicios jurídicos, contables, financieros, turísticos, profesionales, que perfectamente podrían estar trabajando al exterior en otros mercados. Eso es lo que trae aparejado el TISA, nuevos mercados, acuerdos. Un país desarrollado en latinoamerica como Chile que tiene acuerdos multilaterales, es el ejemplo que deberíamos mirar.

¿El Uruguay está en crisis?
No. Estamos ingresando, desde hace más de un año en una etapa de meseta. El Uruguay no va continuar creciendo en los niveles de hace seis años. Hay una desaceleración que es notoria en muchos rubros. La Cámara de Comercios realiza encuestas trimestrales y los resultados de la misma indican una disminución del crecimiento del país y de ventas.

¿Cuáles son los motivos de está disminución?
Diversos, el Uruguay es un país pequeño que depende mucho de la región. A nosotros nos toca la situación en Argentina, Brasil, pero también de Estados Unidos, Europa e incluso China. Tenemos que estar atentos analizando las perspectivas económicas y tomar las precauciones correspondientes. Por eso muchas de las medidas que se toman a nivel nacional, por ejemplo las pautas de los Consejos de Salarios tienen que ser acordes con la realidad que estamos viviendo. Ojalá se puede contemplar todas las solicitudes de los diferentes rubros, pero también no podemos poner en juego la viabilidad económica de  las pequeñas y medianas empresas, que representan más del 90%, poniendo aumentos que luego no podemos cumplir a mediano plazo.

¿Cómo está la situación comercial en el interior del país?
Hay diferentes realidades. El sector agropecuario está funcionando muy bien pero hemos identificado alertas en las zonas de frontera principalmente con Brasil, donde los vaivenes hacen que algunos años sean favorables para Uruguay y otros no tanto.
Venimos de recorrer departamentos como Rivera, Artigas, Cerro Largo y la situación es frágil en sectores de medianas empresas, principalmente por la gran informalidad que hay en esos rubros. Por eso pedimos que los controles que se realizan tengan en cuenta a las empresas que hacen esfuerzos por pagar sus tributos, abrir el comercio en el día a día. A veces los controles se hacen solo a ellos y no a las que cierran cuando hay inspección.

¿Cómo ve el litoral uruguayo?
Es una zona próspera, hay movimiento comercial, turismo. Colonia atrae a argentinos. Hay que ser receptivos a ello. Ojalá luego de las elecciones en Argentina mejore más las relaciones con ese país.

¿Qué pide el pequeño comerciante cuando usted los visita?
Pide que se ataque más al informalismo. Pide que los controles cuando llegan inspecciones de DGI o BPS no solamente vengan al circuito formal, sino también al informal. Piden por las tarifas públicas, porque el costo fijo para un almacén, farmacia, es muy elevado, para lograr márgenes adecuados para mantener abiertas las puertas. Hay un denominador común, informalismo, contrabando. En este último tema nos consta que la Aduana puede hacer muy buenos controles cuando quiere. Hay que controlar las compras por internet. El gobierno tiene muchas herramientas para tratar que la pequeña y mediana empresa pueda tener una situación estable. A veces hay que pinchar un poco para que se concreten estas cosas

¿Cómo están las relaciones de la Cámara de Comercio con el gobierno nacional?
El sector empresarial le dio a este gobierno una carta de crédito suspendiendo una denuncia ante la OIT por el tema de la Ley de Negociación Colectiva, dándole una carta de crédito de aquí a fin de año para propiciar un ámbito de diálogo, interacción. Las principales cúpulas empresariales se pusieron a disposición del Presidente de la República para tratar de colaborar.

¿El gobierno valoró esta medida?
Sí, incluso las primeras pautas para los Consejos de Salario fueron de mucha cautela. El Ministerio de Economía es muy realista en la situación que se encuentra hoy el Uruguay y en los próximos años, para eso están tomando precauciones, incluso en los diferentes componentes del Presupuesto Quinquenal.

Comentarios