Histórico triunfo de Uruguay en La Paz (Bolivia)

La Celeste sale a la cancha en la altura de Ecuador, pero con puntaje perfecto (foto: AFP)

En el arranque de las eliminatorias para el mundial de Rusia 2018, Uruguay consiguió un triunfo histórico en La Paz ante Bolivia.

La Celeste nunca había logrado ganarle a los locales, pero hoy la historia fue otra, simplemente porque la postura del Uruguay de hoy fue diferente, demostrando ser más en la cancha.

El primer gol llegó temprano, a los 10 minutos del primero tiempo, luego de un rebote que diera el arquero de Bolivia tras recibir un tiro al arco de Abel “La Joya” Hernández, el cual fue aprovechado por Martín Cáceres, quien no dudó en golpear la red rival.

El planteo del la Selección Uruguaya de Fútbol jugando como visitante en Bolivia fue clave. A pesar de estar a 3700 metros del nivel del mar, cuidaron cada jugada como si fuera la última, protegieron la pelota durante todo el partido y se impusieron con orden ante un rival que se vio sorprendido con el gol tempranero.

A los 69´, los gritos de gol volvieron a hacer vibrar a 3 millones de uruguayos, enmudeciendo a todo un estadio que estaba esperanzado en las estadísticas que los dejaban como favoritos. Fue el capitán Diego Godín quien nos dio la seguridad del triunfo tras un gol de cabeza que terminó dentro del arco rival, luego de un excelente centro de Carlos Sánchez.

Un minuto después de asegurar el triunfo con el gol de “El Faraón”, llegó la expulsión de Torrico luego de una dura entrada contra José María Giménez, lo cual terminó del todo con el ánimo del plantel boliviano.

La historia cambió y este 8 de octubre quedará para el recuerdo, ya que Uruguay consigue ganarle por primera vez a Bolivia en su propia casa.

Cuando juega Uruguay

En Carmelo ocurre lo mismo que en cada rincón del país cuando juega la Selección Uruguaya de Fútbol.

La ciudad se paraliza por 90 minutos, las calles se quedan sin tránsito, los empleados de los distintos locales comerciales tratan de tener una tele que suelen rodear para no perder detalle alguno.

Muchas uñas quedan desparejas, cortadas por los dientes de los hinchas carmelitanos y basta pasar por un comercio donde venden televisores para ver como cada uno se envuelve en la piel de jugador, haciendo gestos con la cabeza casi como si pudieran impactar con la frente cada pelota que llega al área.

El ánimo en la gente inclusive es otro. Juega Uruguay, hay motivos para hacer una vaquita, comprar bizcochos y aprontar el mate.

Esta emoción se ve potenciada cuando llegan los goles a favor, los gritos se vuelven uno solo entre vecino y vecino y si el día venía malo, hay algo que lo hace mejor.

Comentarios