El “proyecto” de quedarse con dos barracones de MDP

Por Elio García /

 

La idea fue planteada por el Concejal Eugenio Petit en el Municipio de Carmelo y apunta a utilizar dos barracones como alojamiento de delegaciones que arriban a la ciudad por diversos motivos. Pero también para atender situaciones coyunturales que implican violencia doméstica.

Petit argumenta que sería una buena idea hacerse cargo del mismo, pero no dice cómo gestionarlo, no presenta un plan de acción y no surge el costo operativo de concretar la idea. El proyecto carecería además  de sustento teórico y práctico.

Ausencias

La idea no define -en ningún momento-  el proceso de atención de las delegaciones que recibirían.  No identifica áreas, solo expresa que “se harían cargo” de  dos barracones y se mezcla sin un abordaje interdisciplinario realidades tan diferentes como podría ser una persona con derechos vulnerados conviviendo en un complejo junto a una delegación de deportistas, por solo dar un ejemplo.

Menos aún existe en la idea un fundamento teórico-epistemológico que de sentido a la “colonia”, al “albergue transitorio” o al “centro de visitas de delegaciones” o como se lo quiera llamar.  Para ello se debería explicar una articulación de servicios desde una perspectiva inter institucional que trasciende incluso lo local.

Más carencias conceptuales

- P U B L I C I D A D -

El proyecto no relata los procedimientos administrativos de inclusión y aceptación de las personas en calidad de hospedaje.
La idea nace como respuesta a problemas que no coinciden y podrían entrar en conflicto, estamos hablando de la ausencia de atención urgente a personas en riesgo de violencia, junto a la cantidad de plazas disponibles para recibir diversas delegaciones sociales o institucionales que vienen a nuestra ciudad por tareas específicas en un lapso determinado de tiempo.

De la idea no surge la elaboración de objetivos generales y específicos, no hay un marco conceptual y tampoco un marco referencial que oriente el accionar del centro de hospedaje que se quiere crear.

Los costos del proyecto

De la cobertura solo se generaliza en los públicos que recibiría, pero nada se menciona de la contratación de personal que se debe tener en cuenta para un abordaje sistemático con huéspedes tan distintos, como lo son personas con derechos  vulnerados  y atletas, siguiendo la línea de ejemplos.

Los componentes del albergue, a partir de la idea primaria, suponen la contratación de un grupo de personas que van desde cocineros, limpiadores, cuidadores, personal administrativo, asistentes sociales, un gerente o director y a su vez la habilitación de una infraestructura con costos fijos.

No se detalla los gastos de los servicios, y menos aún se conoce la responsabilidad institucional que le compete al Municipio de Carmelo y a las instituciones públicas que estén relacionadas con toda aquella persona que ingrese al establecimiento.

La idea así presentada carece de sustento real, por lo que ameritaria un estudio de mayor profundidad para darle sentido a una infraestructura que fue pensada y diseñada para recibir a obreros que llegaban de trabajar, solucionando su arquitectura necesidades primarias relacionadas con la comida, el aseo, el descanso y nada más.

Comentarios