Duro debate sobre las pasteras organizó la FEUU en la Facultad de Ciencias Sociales

Debate caliente en la Facultad de Ciencias de Montevideo.

En la Facultad de Ciencias Sociales de Montevideo se desarrolló el pasado 18 de octubre un debate con el título “¿Inversión para quién?” organizado por la Comisión de Estudiantes en Lucha por la Tierra y el Agua (CELTA), que es una comisión central de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU).

Tres fueron los conferencistas: el titular de la Dirección de Planificación de la OPP (Oficina de Planeamiento y Presupuesto), Fernando Isabella; la delegada y experta en aguas de la federación de Funcionarios de OSE (Obras Sanitarias del Estado), Carmen Sosa; y un médico e investigador, William Yohai.

Unos 50 estudiantes acompañaron las charlas, además de reconocidos ambientalistas que formularon preguntas a los expositores, en tanto Isabella fue cuestionado por sus compañeros de mesa y hasta se retiró ofuscado, al finalizar, sin querer responder más interrogantes de los presentes, publicó el diario El Telégrafo de Paysandú.

“Los que contaminan son los sojeros y los tamberos”

El primero en disertar fue precisamente el director de Planificación de la OPP, Fernando Isabella. Defendió la inversión de UPM en Durazno,aseguró que la riqueza en agua de Uruguay es lo que atrae a los finlandeses, más allá qué “recibieron de países de América y de África mejores propuestas de beneficios que los que les dará el país”. Negó que las plantaciones de eucaliptos usaran plaguicidas, por lo que se ganó la primera ola de abucheos de la platea universitaria. “Acá los que contaminan el agua son los sojeros y los tamberos, ¿por qué no van contra ellos?”, les insinuó.

También defendió las inversiones extranjeras, ante una nueva pregunta y con ironía preguntó: “¿Son xenófobos con las inversiones de los extranjeros? ¿No es mejor quitarles las tierra a los Heber y Gallinal?”, argumentó.

En cambio, William Yohai cuestionó al gobierno,”Lo que hizo Tabaré Vázquez fue entregar la soberanía del país, no negociar y lo hizo todo en secreto. Nosotros tenemos que invertir mil millones de dólares en el ferrocarril y después ellos –por UPM– verán si firman o no; eso es doblegarse a los inversores, además un tren cada tantos minutos, más de 20 formaciones largas al día atravesando ciudades?, va  trancar aún más todo el tránsito que ya es un caos”, comenzó explicando el conferencista .

- P U B L I C I D A D -

Interrumpió preocupado más de una vez con interrogantes al director de Planificación de la OPP y le exigió respuestas, que el funcionario negó. “Estamos hablando de 4,5 millones de hectáreas forestadas y muchas en áreas de alta productividad agrícola y ganadera, con todos los efectos negativos que trae la forestación, como por ejemplo la acidificación de los suelos, la acentuación del déficit hídrico en las cuencas, el costo oportunidad. ¿Hasta cuándo van a permitir forestar?”, subrayó.

Informó a los presentes que la producción de madera anual es de 24 millones de metros cúbicos.

Empleos

Sobre los empleos, otro gran tema de discusión con opiniones controvertidas y puntos de vistas antagónicos, Yohai explicó que en la fase silvícola se emplearon 8.397 personas, en la producción de pasta de celulosa 1.668, en la fabricación de muebles de madera 2.141 y en la industria de transformación mecánica 6.377.

“Vean ustedes –agregó– mientras que en 2016 UPM pagó de impuestos solo casi 11 millones de dólares al Estado, ganó en el mismo año 250 millones de dólares, y lo dice la propia UPM”.

Yohai fue más allá: “Quiero desmentir un mito, el mito de que estas plantas producen energía: no es así porque consumen fuel oil, son las plantas que más fuel oil usan y saben, en 2016 Ancap les vendió a UPM y a Montes del Plata el combustible que importó a 0,60 dólares, a solo 0,20 dólares; se los regala. ¿Por qué no entonces se los regala a las empresas uruguayas?”.

Destacó el bajo aporte de empleo directo de esta industria, menos de 200, la alta contaminación por emisión de CO2 y otros elementos tóxicos que largan al aire, a los suelos y al agua.

El PIT CNT faltó a la cita

En el debate organizado por CELTA no estuvo presente ningún delegado del Pit Cnt de todos los que fueron invitados y lo destacaron así los estudiantes. Mientras la Federación de Funcionarios de OSE (FFOSE) aportaba el dato de que 12.800 productores pequeños y medianos debieron abandonar el campo en los últimos diez años como consecuencia del avance extraordinario de los monocultivos de la soja y el eucalipto.

Carmen Sosa de la FFOSE preguntó: “¿Cuál es el pasivo ambiental que nos dejarán?, dígame, este modelo forestal celulósico trae mucha pobreza de suelos, aguas contaminadas, emisiones de CO2 que alimentan el efecto invernadero? No sabemos hasta cuándo OSE podrá potabilizar el agua? Nos debemos un debate social serio, profundo”.

Isabella precisó que son 3,6 millones las hectáreas plantadas en zonas de productividad media y solo 400.000 en áreas de productividad alta y además opinó: “En las Zonas Francas se paga el impuesto al patrimonio de la tierra; ellos pudieron elegir otros países en el mundo, en Sudamérica y en África que les dan más beneficios que nosotros en Uruguay”.

Aseveración a la que William Yohai sí le acotó a la oreja: “El grupo Suzano en Brasil, paga todos los impuestos de sus pasteras”.

Desde la sala intervino Raúl Viñas (Movus): “UPM sola, declaró que su versión más rentable en el mundo es su planta de Fray Bentos porque gana un millón de dólares por día y le paga al estado anualmente unos 10 millones de dólares. Pero además no tienen en cuenta el desarrollo de plagas como zorros y jabalíes. No nos deja nada, y los números de Uruguay XXI no son los oficiales, porque no es Uruguay el exportador sino una Zona Franca. Uruguay solo exporta rolos, astillas y chips; y respecto del empleo coincido, no son más de 200 los empleos directos, porque hay unos 600 indirectos, como los hay en todo sector: unos 300 son camioneros y otros 300 trabajan en servicios conexos a la planta como guardias, limpieza, etcétera”. Y agregó que en el primer semestre en el mundo, UPM pagó 112 millones de dólares en impuestos, pero en Uruguay, cero.

Isabella terminó de hablar manifestando que “existe negociación, pero todo tiene su reserva porque hay un movimiento totalmente en contra y todos los aspectos ambientales vienen después”, informó El Telégrafo.

Comentarios