Recomiendan tener cuidado con niños en el manejo de fuegos artificiales

El encendido adecuado de fuegos artificiales y sobre todo la no participación de niños en las maniobras son las principales recomendaciones señaladas por las autoridades del Ministerio de Salud Pública, la Dirección Nacional de Bomberos y la Sociedad Uruguaya de Pediatría, con miras a las próximas fiestas tradicionales de Navidad y Año Nuevo. Se trata de evitar accidentes por la mala manipulación de la pirotecnia.

El ministro de Salud Pública, Jorge Basso, su subsecretario, Jorge Quian, el director nacional de Bomberos, Leandro Palomeque, y la vicepresidente de la Sociedad Uruguaya de Pediatría, Alicia Fernández, convocaron este viernes 22 a una conferencia de prensa para divulgar varias recomendaciones acerca de la manipulación de fuegos artificiales en las próximas celebraciones de Navidad y Año Nuevo.

Hicieron hincapié en las principales recomendaciones en torno a un uso responsable de esos artefactos, teniendo en cuenta que su utilización representa un peligro para la salud y su manipulación incorrecta puede ocasionar graves lesiones físicas, como quemaduras, problemas auditivos y daños oculares irreversibles.

En ese contexto, el Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) prevé un verano con escasas precipitaciones, lo que facilitaría la ocurrencia de incendios forestales. Clima seco y la piroctenia mal usadas, no por su calidad, aumentan los riesgos. Los fuegos artificiales que se importan en el país son considerados seguros, con un buen estándar de fabricación, calidad e incluso seguridad, dijeron.

Bomberos desplazó a 150 funcionarios a las zonas de mayor riesgo de Uruguay, que es la franja costera de Montevideo al Chuy, y se reforzaron las guardias.

Las autoridades sanitarias recordaron que las partes del cuerpo que suelen resultar más afectadas por accidentes de pirotecnia son las manos, los ojos, la cabeza y el rostro. Más del 50 % de las lesiones son quemaduras.

- P U B L I C I D A D -

La mitad de las personas afectadas por estos accidentes son niños, ya que no tienen la coordinación requerida para usar este tipo de productos en forma segura. En caso de suceder lesiones o quemaduras, el Ministerio de Salud Pública (MSP) recomienda consultar en forma inmediata al médico o a emergencia móvil, así como evitar el uso de “remedios caseros”, como dentífrico, tomates, tabaco y miel, entre otros.

Se recuerda que los únicos productos pirotécnicos autorizados son los habilitados por el Servicio de Material y Armamento (SMA), por lo que es necesario leer detenidamente y seguir todas las instrucciones y advertencias presentes en ellos. Entre las recomendaciones se destaca que los fuegos artificiales deben ser encendidos y usados splo por adultos, que no se debe consumir bebidas alcohólicas u otras drogas antes o mientras son encendidos.

Los expertos indican que no se debe tratar de volver a encender fuegos artificiales que no hayan funcionado en el primer intento ni utilizar alcohol para encenderlos. Si un fuego artificial no se enciende, se debe esperar por lo menos cinco minutos y luego sumergirlos en agua antes de desecharlos. Se sugiere tener cerca un balde con agua, una manguera o un extintor de incendios para situaciones de emergencia.

Los fuegos deben colocarse en superficies estables y planas, en un área exterior, abierta y despejada, lejos de sectores con peligro de combustión (edificios, vehículos, arbustos) y nunca en zonas arboladas ni durante la presencia de fuertes vientos. Además, se recomienda, sobre todo a los niños, que se mantengan alejados una vez encendidos los fuegos.

El encendido debe ser uno a uno con un palo largo o con una antorcha, a la mayor distancia posible. No apuntar, tirar o disparar cualquier tipo de fuego artificial a personas o propiedades. Asimismo, se deben almacenar en un lugar fresco y seco, nunca cerca de fuentes de calor (se aconseja no dejarlos expuestos al sol).

En caso de caer fuego sobre la ropa, se lo debe sofocar envolviendo a la persona afectada con una manta o haciéndola rodar sobre el suelo.

La víctima no debe caminar y menos aún correr. Si se produce una quemadura más leve, se recomienda lavar la zona lesionada con agua fría para calmar el dolor y frenar la acción calórica, así como cubrir esa misma zona con paños limpios, toallas o sábanas. No deben colocarse cremas, pomadas ni ungüentos caseros. De producirse incidentes con compromiso ocular, no deben tocarse los ojos.

Comentarios