La década perdida

Por Elio García Clavijo

Ante situaciones críticas pensar es un buen ejercicio y hacerlo desde la honestidad de ese pensamiento casi un deber republicano.

Ayer se consolidó la devaluación del gobierno departamental de Colonia.  Se conoció la situación financiera que comprometerá –por lo que advirtió el propio Intendente Dr. Carlos Moreira- una década.

Es un buen título, para una triste realidad, asistimos entonces al inicio de una década perdida para nuestro departamento. Resolver esta situación significará nuevos endeudamientos, ajustarse el cinturón a los proyectos y desafíos para interpretar la vida cotidiana de todos los días pero principalmente de las generaciones futuras.

Hay responsabilidades. Y hay consecuencias políticas pero también sociales.

Entonces hoy es necesario saber dónde estamos. Los contribuyentes, que sostienen con sus aportes la dinámica operacional de la comuna deben saber que hoy recibirán, vaya saber por cuanto tiempo, un servicio básico, es decir una contraprestación devaluada.

- P U B L I C I D A D -

Cada vez que un vecino vaya a pagar la contribución inmobiliaria, la patente de rodados, cualquier trámite municipal,  incluso las multas y los recargos –por no cumplir- ese dinero será invertido para pagar los sueldos de los empleados y ofrecer al contribuyente solo  lo básico:  la recolección de basura, limpieza y algunos otros servicios. La plata recaudada no alcanza para más nada. Por lo menos en los próximos meses.

Lo dice la realidad y los números, “considerando una proyección con restricción en el gasto y en la ejecución de obras y servicios el total de erogaciones supera en aproximadamente $ 155.000.000 los ingresos proyectados para el último semestre del año.”

Si nuestros gobernantes no tienen la capacidad mínima para gestionar los dineros de todos hay un quiebre de la confianza que la gente deposita en ellos.

Esto es lo grave, cuando se cruza esa línea invisible de la responsabilidad pública que tiene el gobernante frente a sus gobernados. Cuando lo importante parece que no fuera importante. Cuando ya no importe.

Comentarios