ASSE tardó tres horas y mujer en situación de calle debió ser atendida por emergencia privada.

(Foto: M. Bonjour).

Lamentablemente las temperaturas bajo cero de las últimas horas dejan al descubierto una de las situaciones que invierno tras invierno se viven en nuestro país con personas en situación de calle.

Una mujer que vive en dichas condiciones en la capital del país debió recibir atención médica luego de quedar tirada rígida en una vereda.

Según informa El País, en los últimos días la mujer en situación de calle había comenzado a sentir dolor en sus piernas y ya no pudo caminar. Quedó enclavada ante el portal de una vivienda abandonada en Ciudad Vieja.

Los vecinos llamaron al Mides y apareció un equipo de calle. Al parecer, los funcionarios indicaron que la situación de la mujer les superaba y que daban pase urgente al servicio de psiquiatría de ASSE.

Hace dos semanas apareció un equipo psiquiátrico que confirmó que la mujer llamada María del Pilar debía ser internada de manera compulsiva, según informaron los vecinos que llamaron al Mides y siguieron el caso de cerca. No obstante, nada cambió.

En la tarde de ayer, María del Pilar se acostó sobre la vereda impidiendo el pasaje de los peatones. Estaba rígida.

- P U B L I C I D A D -

En pocos minutos apareció un patrullero. Los policías intentaron hablar con la mujer. No pudieron y se fueron. Volvieron y desde las 16:00 horas un efectivo quedó junto a María del Pilar a la espera de una ambulancia de ASSE.

Luego de tres horas de espera, con el frío en aumento, y ante el temor de que la mujer sufriera una descompensación, alguien llamó a una emergencia privada diciendo que había un código uno(riesgo de vida). Una ambulancia cruzó la ciudad con la sirena prendida ante la eventualidad de tener que salvar a alguien que estaba próximo a morir.

Una médico, un enfermero y un camillero cargaron a la mujer. Hicieron una primera evaluación y se dispusieron a esperar la orden de traslado puesto que para realizar la internación se requiere orden judicial.

La primera evaluación arrojó que la mujer no corría riesgo y se supo su edad: 45 años. El dato sorprendió a los vecinos que habían estimado que la mujer tenía 70 años.

 

Comentarios