¿Cómo manejamos en Carmelo?

Instructor de Manejo Federico Muslera (foto: S. Olivera).

Todos somos conscientes que el parque automotor ha venido aumentando considerablemente en Carmelo, sin embargo parece que no estamos lo suficientemente preparados para afrontar el tránsito que ello genera cotidianamente.

Esto no sólo se ve reflejado en los accidentes que ocurren con frecuencia – muchos de ellos graves o fatales -, sino además en el proceder de conductores y peatones, quienes no parecen estar en sintonía a la hora de transitar.

También cabe destacar que Carmelo tiene varios puntos conflictivos para circular, lo que hace mucho más compleja la situación. En las horas pico los conductores se ven “estancados” y el nerviosismo gana la pulseada donde las bocinas pasan a ser la prioridad.

Carmelo Portal dialogó largo y tendido sobre este tema con Federico Muslera, un profesional del volante que hace hincapié en la falta de educación que tenemos los carmelitanos a la hora de manejar.

Muslera es instructor de tránsito, egresado del Centro de Prevención de Accidentes y tiene una academia a través de la cual enseña a conducir autos desde el año 1997.

Como profesional de la conducción circula permanentemente por nuestras calles y conoce cada rincón de la ciudad como la palma de su mano. Eso lo convierte en una de las personas con mayor propiedad para hablar de nuestra realidad con respecto al tema tránsito.

- P U B L I C I D A D -

Desde el comienzo de la entrevista Federico Muslera reconoció que manejar en Carmelo “es un tema complicado”, luego profundizó en cada uno de los puntos que le planteó nuestro medio a través de las siguientes preguntas:

¿Cómo manejamos en Carmelo?

Es la pregunta del millón; se maneja como se puede y no como se debe. En realidad hay una linea muy fina entre lo que se debe hacer según dice el libro y lo que realmente podemos evitar, que es una cosa muy diferente. A veces una cosa no va acompañando la otra y tenemos que hacer una jugada de cintura para evitar un problema pero sin zafarnos de los que dice la ley.

Pero eso es difícil

Si porque a veces se trata de una fracción de segundo tomar una decisión cuando uno está en la calle conduciendo un vehículo.

¿Qué análisis haces de los siniestros de tránsito a nivel local?

Yo creo que de acuerdo a como se maneja en Carmelo no hay ni la mitad de siniestros de los que podría haber. Esto ocurre porque como carmelitanos estamos acostumbrados a manejar en nuestra ciudad y sabemos que esquina es peligrosa o que cruce es más o menos arriesgado como para tener una referencia y un cuidado específico.

¿Qué pasa cuando salimos a otro lado?

Evidentemente tenemos que regirnos por lo que dice la ley, el librito. Entonces el conductor que es de acá y maneja en Montevideo respeta la derecha, respeta la luz del semáforo y absolutamente todo. Lástima que cuando vuelve y está por la curva Mortalena se saca el cinturón porque piensa que ya está en el medio del campo y que no corre riesgos, y resulta que en las dos curvas siguientes se pega un palo contra un árbol.

¿Los elementos de seguridad son otro tema al que no siempre le damos importancia?

Hay que entender que el cinturón de seguridad, el casco y las luces prendidas son elementos que ayudan a la conducción. No significa que uno por el hecho de llevar el cinturón o el casco puesto no le vaya a pasar nada, pero ayuda al entorno. Ayuda llevar puesto el chaleco reflectivo para que los demás te vean, por ejemplo. Está probado que estas cosas bajan el índice de lesiones ante un siniestro. La gente no sólo tiene que aprender a llevar bien un vehículo, sino también a observar en corto tiempo porque las tomas de decisiones en un manejo como en el de Carmelo requiere de lucidez, y eso se logra con mucha práctica.

¿Cómo se le explica todo esto a una persona que jamás estuvo detrás del volante?

En mi curso por ejemplo hay una parte teórica donde se instruye al alumno antes de empezar la práctica. Las clases prácticas tienen una temática determinada y es como cuando uno va a la escuela; se aprende de a poco y se sube de a un escalón. Se trazan objetivos que se van logrando clase a clase.

¿Al profesional que enseña a conducir le alcanza con que su alumno obtenga la libreta o pretende algo más?

Obtener el registro es un trámite administrativo, yo apunto a que la persona aprenda realmente a solucionar un problema estando sola arriba del vehículo; un embotellamiento, a salir de una mala maniobra que nos dejó en medio del tránsito. La persona ante una situación como esa no se puede ver enjaulada dentro de su auto sin saber que hacer, la idea es que se pueda desenvolver e interprete mentalmente que el auto es parte de uno.

¿Cuál es la diferencia entre pasar por la escuela de manejo o aprender con un familiar a conducir?

El conductor que pasa por una escuela de manejo se somete a una parte teórica que no se ve en otro lado. El que aprendió como pudo muchas veces no sabe el significado de las señales de tránsito, por ejemplo. Hay mucha gente que se sienta en el auto, saca el freno de mano, pone primera y sale; eso es manejar, y yo lo que apunto es enseñar a conducir. Son cosas parecidas pero no es lo mismo. Lo que sucede muchas veces cuando alguien aprende a manejar con un familiar o un amigo es que también aprende algún vicio de ese conductor, como por ejemplo llevar el pie sobre el embriague por miedo, cuando en realidad el que te salva las papas del fuego es el de al lado, el freno.

¿Los conductores que aprendieron mirando al de al lado no deberían hacer un curso acelerado para mejorar en el tránsito?

Hace un tiempo proyecté un curso en el Archivo y Museo del Carmen, pero lamentablemente está en stund by. Justamente apuntaba más que nada a conductores con un año mínimo de experiencia que no habían tenido la oportunidad de pasar por una escuela de manejo. La idea era dar tres clases teóricas más una evaluación práctica en el vehículo de cada uno.

¿Qué deberíamos tener en cuenta los carmelitanos al conducir?

La prevención. Si uno tiene la visión de la problemática mientras va llevando el auto, eso es tener prevención, y es  a lo que nos tenemos que dedicar la mayor parte del tiempo. Uno tiene que prevenir el problema antes de que aparezca, imaginándose cosas que puedan llegar a pasar; ese niño que se puede llegar a cruzar, tener cuidado en la cebra de la próxima esquina, saber que un camión de reparto me puede tapar el cruce de una persona, en fin, una cantidad de detalles a los que nos enfrentamos día a día.

A veces nos cruzamos con conductores que no entendemos cómo le dieron el registro por la forma en que manejan ¿dónde está la falla en esos casos?

Muchas veces la gente se prepara para el momento de sacar el registro y después que tienen la libreta hacen lo que quieren y eso se tendría que rever. Si alguien obtuvo la libreta pero en los tres años consecutivos siguientes chocó tres o cuatro veces, se la sacaron por alcoholemia y todo lo demás, entonces hay algo que no funciona.

¿Cuál sería la solución en este caso?

Para mi hay que implementar como en otros países la libreta por puntos, que en realidad es un proyecto que hay para acá. Por ejemplo a una persona que dio la prueba de conducir se le otorgan 10 puntos para gastar; si tiene un siniestro se le restan puntos. Lo mismo con el seguro, se puede obtener mayor puntaje si no tenés siniestros y mayor porcentaje de descuento en los pagos.

¿Falta educación en el tránsito?

Totalmente, nos está faltando formación en el tránsito. Es algo que se tiene que implementar como una materia más, así como nos enseñan matemáticas e inglés que son cosas necesarias para todos los días, deberían enseñarnos tránsito. La primer razón por mortalidad en la franja etaria de 18 a 45 años que es la más productiva del país son los accidentes de tránsito. Creo que los gobiernos nos están debiendo eso desde que se instauró la democracia hace 30 años. Si la gente más joven se no está yendo, en esto hay que invertir para cambiar esa realidad, poniendo las horas semanales en educación de tránsito que sean necesarias en las escuelas, liceo, UTU y la universidad.

¿Cuál es tu opinión sobre el espacio que deben compartir conductores y deportistas en la vía pública?

Yo no tengo nada contra la gente que hace deportes pero lo que ocurre en Avenida Rodó y Avenida Italia es una realidad; hay que andar esquivándolos. Seguramente cuando hagan nueva Av. Rodó se van a ir para ahí todos los que actualmente entrenan en Av. Italia porque va a ser más lindo el circuito y por un montón de razones más. Ya que la van a hacer nueva yo creo que tendrían que planificarla por un lado para quienes quieran correr o hacer bicicleta, y por otro, para los conductores.

Hablando específicamente de los conductores de autos, ¿cómo son los carmelitanos?

La gente se sienta atrás del volante y se transforma. Hay que entender que tenemos que conducir con tranquilidad poniéndonos el chip de la paciencia en la cabeza, tener claro que estamos compartiendo la vía pública. Si andamos como locos vamos a tener poco futuro, cuando en realidad todos debemos tener un regreso feliz y volver sanos a casa.

¿Cómo estamos con la señalización en Carmelo?

Hay alguna que está errónea y otra que falta. Por ejemplo hay sectores en los que tendría que respetarse una reserva real para los ómnibus en su radio de giro, cosa que no se respeta. Faltan carteles de “prohibido girar en U” en sectores donde no se debería hacer esa maniobra. Hay cartelería que a mi entender estaría equivocada; si uno en una intersección en el pueblo quiere darle preferencia a una calle sobre otra, se tendría que poner cartel de “Pare” y no “Ceda el Paso”. También me parece que hay señales que se deberían cambiar de lugar para tener mejor visión de las mismas, por ejemplo en la entrada al puente giratorio, donde las señales deberían estar a la izquierda, sobre los canteros existentes.

Se viene hablando de la necesidad de una terminal de ómnibus, ¿que te parece eso?

Creo que Carmelo necesita ya una terminal, ya que descongestionaría muchísimo el centro de la ciudad. En alguna frecuencia de una empresa hay dos ómnibus que se juntan a la misma hora en un lugar neurálgico demasiado importante como es calle Uruguay entre Treinta y Tres e Isidoro Rodríguez, donde tenemos un centro de estudios, está lleno de motos y en una zona comercial muy importante.

¿Las cebras son otro tema a resolver?

Para empezar tiene que haber una comunicación visual entre peatón y conductor. Si bien todas están puestas estratégicamente, hay dos que siempre rescato por encima del resto como son las ubicadas en Zorrilla y Treinta y Tres en la esquina del Banco República y la que está en 19 de Abril y General Flores. Esas dos cebras están acompañadas generalmente por mucho público y por alguna construcción vieja sin ochava. En la última que mencioné conjuntamente con los autos estacionados a la derecha por 19 de Abril, hace que quienes vienen conduciendo no vean al peatón que aparece por delante del vehículo en primera linea puesto, y cuando lo ve ya es tarde. Por otro lado, la gente que sale del banco por lo general lo hace apurada o revisando carpetas con papeles, entonces se cruza distraído, confiado y sin mirar porque hay cebra, pero no es así; está en la vía pública, por lo tanto tiene que tener una comunicación visual con los vehículos y darse tiempo entre ambos. Tenemos que ponernos siempre en la piel del otro, pensar y respetar.

¿Cuál es la diferencia entre la cebra y la senda peatonal?

En la cebra el peatón debe ser respetado por el conductor venga del lado que venga para cruzar. La senda peatonal son esas dos lineas blancas y tiene mucho valor porque le indica al peatón por donde debe cruzar. En calles de dos manos el conductor debe respetar al peatón que va a cruzar desde la derecha, mientras que el de la izquierda debería respetar al conductor. En las calles de una sola mano, como es el caso de 19 de Abril, el peatón de la izquierda tiene la misma validez a la hora de cruzar que el peatón de la derecha y el conductor les debe ceder paso y la senda pasaría a ser reglamentariamente como una cebra.

Además de educación ¿qué falta en Carmelo para mejorar la conducción?

Semáforos. En Carmelo hay como mínimo cinco puntos bastante importantes donde se deberían colocar semáforos, como por ejemplo, en la intersección de Av. Artigas y Av. Italia, un lugar que requiere mucha atención y se hace mucho lío entre quienes transitan para saber a quien le corresponde el paso. Otro lugar donde debería haber semáforos es en la entrada y salida al puente, siendo esta la zona más importante según creo yo. En el centro, más precisamente en Plaza Independencia tenemos dos esquinas problemáticas; la de la comisaría y la de la Escuela N° 6. Alrededor de la Plaza de la Madre también deberían instalarse semáforos porque porcentualmente es donde han ocurrido la mayor cantidad de accidentes de Carmelo. En la intersección de 19 de Abril y Av. Artigas si bien hay un cartel de “PARE”, es un lugar donde se desarrollan velocidades que escapan a uno y no es un lugar de buena visión para el conductor que viene por la calle principal. Esos son sólo algunos lugares donde se debería tener en cuenta el tema de los semáforos, pero si hacemos un análisis mayor de la ciudad, se podría decir que hay muchas otras zonas donde serían realmente necesarios.

Comentarios